jueves, 9 de junio de 2011

"Solar" de Ian McEwan, física elemental

Decíamos ayer...
Esta es una novela en la que la física es muy importante. Y no sólo porque el protagonista sea un físico famoso, ganador del premio Nobel nada menos. Es que se habla tanto de física como de amor o de cualquier otra cosa. De hecho, a veces se hace pesado por eso mismo. Y eso que yo sé algo de eso, que para algo trabajo de Técnico Especialista en Radiología y la física es la base de nuestro trabajo diario.
Básicamente, "Solar" es algo así como la biografía de este tipo, Michael Beard, un físico que tuvo un golpe de genialidad en su juventud y que ha vivido de rentas desde entonces. Porque la verdad es que no ha vuelto a hacer nada señalable, aunque él sabe sacar buen provecho de su fama y vive bastante bien.
Por otro lado, su vida personal es un desastre. Infiel patológico, su mundo se viene abajo cuando descubre que su quinta mujer le engaña con otro y descubre que su mundo, que parecía perfecto, quizás no lo es tanto y que él no es tan maravilloso como creía.
Sin embargo, este comienzo aciago será el inicio de una insospechada nueva oportunidad en su vida... quien sabe, quizás él será el destinado a salvar el mundo...

He leído calificar esta novela de humorística, pero a mí no me lo parece en absoluto, por más paródicos que sean algunos episodios (algunos graciosos de verdad, como el pis en el polo norte), quizás porque el personaje me parece de lo más amargo que he visto en mi vida.
Michael Beard simplemente es lo peor que he leído en mucho tiempo. Es que no tiene nada bueno, que ya es mucho decir. Infiel, físicamente repulsivo, egoísta, capaz de aprovecharse de los logros de los demás sin miramientos, capaz de inculpar a alguien de un asesinato que no es un asesinato... 
Si una de las leyes elementales de la física dice que los opuestos se atraen, esta es la excepción a la regla, pues este personaje ha conseguido que no disfrute plenamente de una novela por otra parte bien construída y, como siempre en McEwan, magníficamente escrita y plagada de ironía y crítica a todo lo tipical english.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada