domingo, 26 de junio de 2011

"El castillo de cristal" de Jeannette Wallls, castillo con cimientos de barro


Decíamos ayer...
Suele ocurrir con los libros de memorias que nos suelen parecer excesivamente edulcoradas, pintadas de un halo rosado e irreal. O todo lo contrario, tremebundas, e igualmente irreales.
Yo desconozco si estas memorias estan idealizadas o no.
En todo caso, lo que me sorprende es que la autora y sus hermanos no llegaran a odiar a sus padres y que la familia llegara unida (más o menos) hasta el final. Yo, seguramente, no habría podido perdonar ciertas cosas. El hambre, las casas ruinosas, ir vestidos con harapos, la irresponsabilidad...
Los que, como yo, hayan leído antes "Caballos salvajes", que cuenta la la historia de la abuela materna de la autora, encontrará increíble que una hija así haya salido de la valiente Lily.
Irresponsable, infantil, quizás con algún tipo de trastorno mental (esa impresión me ha dado a mí), esta madre es incapaz de alimentar a sus hijos (cuando hay comida se la come ella a escondidas, los niños buscan comida en contenedores en el colegio), de meter en vereda (ni lo intenta) a un marido alcohólico y soñador.
Afortunadamente, los hijos supieron buscarse la vida solos y sobrevivieron con las cabezas bien armadas. Aunque quién sabe qué bagajes arrastrarán como consecuencias de esa vida errante y llena de necesidades.
Lo peor de todo es que era porque los padres no querían pasar por el aro (la madre tenía tierras y joyas que se negaba a vender)... se consideraban espíritus libres... no pensaban que era más importante comer que sus ansias de libertad.
Bien escrita, llena de momentos de una realidad aplastante que sorprende por su falta de autoconmiseración (que se agradece), se echa de menos saber en qué epoca se está en cada momento ( aunque igual es un detalle que me importa sólo a mí).
Estoy deseando saber qué otras historias tiene esta maravillosa autora aparte de su prodigiosa historia familiar, aunque, todo hay que decirlo, con la historia personal que tiene, hay que comprender que necesite desahogarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada