martes, 17 de mayo de 2011

"Déjame entrar" de John Ajvide Lindqvist, vampiros a la sueca

Decíamos ayer... (o anteayer...)
Como suelen decir, los libros nórdicos son diferentes. Y, como no podía ser menos, este libro de vampiros lo es. Y lo es porque decir que es un libro de vampiros es exagerar mucho.
Digamos más bien que algunos de sus personajes son vampiros.
El caso es que hay personajes y hechos que dan muchísimo más miedo en esta historia que el vampiro/a de esta historia, lo cual no deja de ser casi una anécdota.
Porque esta historia nos habla de la sociedad de la Suecia de los años 80, esa que ya nos bosquejó Larsson en la cacareada trilogía Millennium, rompiéndonos el mito de la frialdad sueca.
Aquí se nos cuenta (entre otras cosas) la historia de Oskar, un niño normal con ciertos problemillas. El caso es que ciertos compañeros de colegio la tienen tomada con él. A lo bestia. Esta es una historia de eso que llaman mobbing.
También está Eli, el o la vampira/o,  cuyo protector siente algo más que un cariño paternal por él/ella. Esta es una historia sobre pederastia.
También está el grupo de borrachines, los niños maltratadores y algunos vecinos del barrio.
Pero sobre todo es una historia de amor y amistad, ya que gracias al hecho de conocerse, Oskar encontrará algo parecido al valor para enfrentarse a sus maltratadores, y Eli...


Como he dicho, esta es una novela de vampiros muy poco común, tanto, que yo no diría que lo es en absoluto. Pero es muy dura, porque el autor no ahorra detalles escabrosos en las escenas violentas o sexuales, como obligándonos a enfrentarnos a lo que, como he dicho antes, debería darnos miedo de verdad (al menos yo he tenido esa sensación).
Aunque tiene un arranque realmente entretenido, debo decir que se desinfla un poco hacia la mitad por la repetición innecesaria de acontecimientos y que el final es, quizás, demasiado precipitado, pero no se puede negar que el autor tiene el talento suficiente para enganchar, aunque sea a base de puñetazos en el estómago.
Lástima que no sepamos más sobre el pasado de Eli, los pocos detalles son insuficientes, casi preferiría no saber nada.
En todo caso, aviso de que hay escenas muy fuertes (sobre todo las de pederastia) pero eso no evita que el libro sea entretenido como pocos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada