sábado, 22 de enero de 2011

"El asesinato de Road Hill" de Kate Summerscale, cuando la vida real supera a la ficción


Decíamos ayer...
Este libro no es una novela, pero se puede leer como tal, porque su lectura atrapa de una manera muy particular.
Construída a base de los testimonios de los testigos, de los periódicos de la época, de cartas, de informes y de fragmentos de novelas de misterio, la historia de este asesinato real es más truculenta que cualquiera que hayamos leído o visto en el cine.
Y no sólo por el asesinato en sí, inexplicable y sangriento como pocos, sino porque el ambiente familiar y social que rodearon el caso quedan al descubierto de una manera muy gráfica: las diferencias sociales y el gusto por el morbo de la época victoriana son espectaculares.
Y es que el hecho de que un niño pequeño de una familia bien, que vive en una maravillosa mansión, sea sacado de su cama en plena noche y sea ahogado, degollado, apuñalado y tirado en un retrete chocó a una sociedad que pensaba que estas cosas sólo le pasaban a los pobres.
Y lo más chocante fue el saber que el asesino era alguien de dentro, un criado o alguien de la familia.
Para averiguarlo, será necesario que acudan a Road los más importantes detectives de la época, considerados héroes por la población pero unos entrometidos por los poderosos (nuevamente la lucha de clases).
A causa de una investigación chapucera por parte de la policía en los primeros días (no investigaron a los familiares pensando que era imposible que alguno de ellos lo hubiera hecho), el caso se cerró sin encontrar al culpable.
Pero el detective Jack Wicher tenía una teoría que se demostraría en su momento, aunque tendrían que pasar varios años para ello, para entonces, su carrera y su vida habían sido destrozadas.
Este caso tuvo tanta repercusión en su momento que autores como Dickens o Wilkie Collins basaron sus relatos y novelas en él, y crearon a sus detectives a imagen de Wicher, considerado el primero y mejor detective de la historia.

Lo mejor del libro es el retrato que se hace de la vida familiar y social de la época victoriana, no tan ideal como nos la pintan en otras novelas y películas, una vida donde pasaban cosas horribles y asombrosas detrás de la puerta: infidelidades, desprecios, odios, amores impropios...
Aunque es apasionante, debo decir que no está a la altura de "Retrato de un asesino" de P.D. James sobre Jack el Destripador que, quizá, era más redondo, pero es igualmente recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada