sábado, 17 de abril de 2010

"Los juegos del hambre", el programa que algún día veremos en telecinco

Decíamos ayer...

Ya sé, ya sé, así suena un poco fuerte, pero esa era la sensación que tenía mientras leía el libro, que era el programa por el que firmaría Telecinco ahora mismo si no fuera por los asesinatos y por el canibalismo (esa regla no escrita por antiestética). O no...
Porque... ¿a nadie le recuerda esta novela a esos realitys que tanto le gustan a la gente? Yo nunca he visto "la isla de los famosos" más allá de un par de minutos, pero este libro me los recordaba constantemente: las picaduras de insectos, el hambre, la búsqueda de comida, comerse a los peces o bichos crudos, las peleas por comida... si quitamos tener que pelearse a muerte... ¿¿¿no es prácticamente lo mismo???
Además., esa estrategia de fingir un romance para caer bien al público y ganar, ¿¿no es lo que suele hacerse en este tipo de concursos??
Debo decir que hacía tiempo que un libro no me enganchaba tanto, y que estoy deseando leer la continuación, "En llamas", a pesar de que la historia no es tan original como algunos puedan creer, porque el argumento es calcado a una novela de Stephen King llamada "Perseguido", que incluso se adaptó al cine, con Arnold Swarzenegger (o como se escriba).
Por otra parte, el estilo es fresco y la autora no ahorra escenas truculentas, lo que no lo hace precisamente indicado para niños (nuevamente me pregunto quien califica los libros por edades). La crítica social es brutal y no he podido evitar ver paralelismos con la situación actual o con un futuro no muy lejano...
Porque, ¿acaso no hay millones de personas que disfrutan viendo sufrir lo indecible en los realitys y se aburren si no sufren lo suficiente? De ahí a pedir sangre sólo hay un paso... quizás aún no estemos preparados para ello, aunque tal vez sólo sea cuestión de tiempo.
A destacar la protagonista ácida y con un puntito de crueldad, alejada de las heroínas delicadas y dulces a las que estamos acostumbradas, acostumbrada a pasar hambre y marcada por el odio y las tragedias personales. En su horizonte se vislumbra un triángulo amoroso para el que no está preparada. Veremos cómo se desenvuelve.
Aquí, el "débil" es el chico, aunque quizá estemos equivocados... porque al chico del pan se le da de maravilla mentir...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada