martes, 6 de abril de 2010

"El mal ajeno", ¿qué harías tú?

Decíamos ayer...
El domingo por la tarde era uno de esos días que invitaban a ir al cine: tiempo inestable, viento frío, chaparrones inesperados, el típico día de primavera, vamos...
Fuimos a ver la última de Eduardo Noriega, "El mal ajeno" en la que interpreta a un médico que ha decidido no implicarse en el dolor de sus pacientes ( y de paso en el de sus familiares), hacer su trabajo, hacerlo bien, y punto.
Un día, alguien decide que debe recibir un dudoso don: podrá curar a aquellos a los que toque. Muy pronto descubrirá que este don tiene un lado oscuro...
¿Don o maldición? Esta es la pregunta que nos plantea la película. La verdad es que el guión es bueno, y está bien interpretada, con los toques justos de humor y drama, sin cruzar nunca la línea de lo truculento.
Una amiga me dijo que era muy "mística". Yo no creo que ésa sea la palabra justa, más bien creo que nos plantea la disyuntiva de preguntarnos qué haríamos nosotros en el caso de encontrarnos en el lugar del protagonista y de otros que se encontraron antes en su lugar, porque hubo otros que estuvieron antes en su misma situación, y también tuvieron que elegir...
Para mí, lo peor de la película es que el final es demasiado previsible, aunque esperanzador, pero... ¿acaso había otra opción?
¿Qué habrías elegido tú?
Como toque final, no me resisto a comentar (llamadlo deformación profesional, ya que trabajo en un hospital y trabajo en radiología), los gazapillos médicos: luces extrañas en los TAC, imágenes de huesos en el angioscan, que al prota le hagan un TAC y luego aparezca mirando una radiografía normal... en fin, queda dicho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada