viernes, 7 de octubre de 2011

"Flavia de los extraños talentos" de Alan Bradley, las raras aficiones de los niños...


Decíamos ayer...
Flavia Sabina de Luce no es precisamente una princesita de las que juega con muñecas y sueña con chicos... se parece más bien a Miércoles Addams, es una apasionada de la química, se pasa las horas muertas en su laboratorio y lo que más le gusta el formular y fabricar venenos. A sus dulces 11 años.
No es, por tanto, una niña demasiado sociable ni corriente.
Además, su padre, viudo desde hace años, tampoco le hace demasiado caso. Sus hermanas adolescentes tienen otras preocupaciones, los chicos y la literatura, respectivamente. Su único amigo es Dogger, una especie de jardinero-mayordomo que, reconozcámoslo, tampoco es que sea demasiado normal...
De pronto, nuevos acontecimientos se ciernen sobre la vieja mansión de Luce. Nada menos que un asesinato. Y el padre de Flavia es acusado de haberlo cometido. Y lo peor es que Flavia cree que es posible que lo haya cometido...
Pero ahí está ella para resolver el misterio, con su mente analítica y su peculiar talento para meterse allá donde haya un problema...
Este es un libro de esos que lees con una sonrisa de oreja a oreja, porque es divertido como pocos. Bien escrito y bien armado, con una historia absorbente (y que inicia una serie, además).
Tanto para niños mayorcitos como para mayocitos a secas (aunque yo creo que nosotros lo disfrutaremos más), llena de un humor irónico y unos personajes con un encanto como pocos.
Desde luego, nunca una "niña repelente" fue tan entrañable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada