viernes, 5 de abril de 2013

"Tuck para siempre" de Natalie Babbitt, ¿quién quiere vivir para siempre?


Decíamos ayer...
Esta es una novela que califican como juvenil e incluso para niños, aunque realmente yo creo que los adultos la disfrutamos mucho más, porque entendemos todas las implicaciones de lo que la autora quiere decir, cosa que los niños dudo que lleguen a captar del todo.
Nos narra la historia de una niña que cierto día se topa con una familia encantadora que tiene un secreto: son inmortales a causa del agua de un manantial. Alguien descubre su secreto y deberán impedir que sea un secreto a voces, porque los Tuck, los miembros de esta familia, saben que la inmortalidad es un don que no es tan maravilloso como parece. La niña, una vez conocido el secreto deberá enfrentarse a un dilema: tomar el agua al crecer y unirse a ellos (en particular al guapo Jesse) o vivir una vida normal... y mortal.
 
Escrita en un estilo aparentemente sencillo, se trata de una novela llena de toques insospechados de humor y hasta cierto punto onírica. Brevísima, se lee en un suspiro, y es de esas que puedes decir que lamentas que se haya terminado, sobre todo al llegar al final (un final que, si estuviera escrita hoy día, no sería así, seguramente).
Quizás es una historia que parece demasiado sencilla, pero esconde muchas lecturas tras de sí. Y, como he dicho antes, estoy convencida de que hoy día no hubiera sido escrita de la misma manera (se escribió en los 70 del siglo pasado), lo que me ha hecho reflexionar sobre lo mucho que ha cambiado la literatura juvenil, o la literatura en general.
 
Puedo decir que es de esos libros que, a pesar de haber esperado años para tenerlos entre mis manos, no me ha decepcionado en absoluto.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada