lunes, 5 de noviembre de 2012

Mes de clásicos

Decíamos ayer...
Esto no es una reseña al uso, sino más bien un resumen de mis lecturas del mes pasado, que dediqué a releer y a leer clásicos, entre ellos, varias versiones de Don Juan.
Muchos sabréis, y los que no, yo os lo digo, que es típico de la Noche de Todos los Santos leer o ver en el teatro la obra Don Juan Tenorio de José Zorrilla. Qué mejor época para conocer esta obra, de la que muchos tiene una idea más que equivocada, sobre una historia de amor eterno y un hombre romántico a más no poder. Nada más lejos de la realidad... ¿Curiosidad? Tendréis que leerlo.
 
Como esta obra ya la conocía, leí una versión anterior para comparar, la de Tirso de Molina, llamada "El burlador de Sevilla", que narra más o menos la misma historia y nos muestra una faceta del personaje algo más burlona, y cambia ligeramente el final. Para comprobar cuales son estos cambios, os remito al original.
 
Una versión con un un personaje muy similar, aunque no llamado Don Juan, sino Félix, es "El estudiante de Salamanca", de Espronceda. Misma historia, nuevamente, sin embargo, el tono es muchísimo más oscuro, y haría las delicias de cualquier gótico y amante de Poe.
 
Para terminar, el relato de Bécquer "El monte de las ánimas", incluído en las míticas "Leyendas", relato de fantasmas clásico y de obligada lectura en tan señalado día, ahora conocido como Halloween.
 
En todo caso, al releer clásicos, descubro que cada vez me apetece menos leer cosas actuales, por mucho que cueste unos minutos cambiar el chip, acostumbrarme al diferente ritmo, o situarme en el contexto. Merece la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada