viernes, 6 de abril de 2012

"La mujer de negro" de Susan Hill, novela ambiental...

Decíamos ayer...
Arthur, un joven abogado londinense es encargado de encargarse de los papeles de una anciana dama fallecida, para lo que debe viajar a un remoto lugar de Inglaterra. Allí, durante el funeral, verá una misteriosa figura vestida de negro que le pondrá los pelos de punta. Cuando pregunte por ella a los vecinos del pueblo, se topará con un muro, lo cual solo aumentará sus sospechas y curiosidad.
Trasladado a la mansión de la anciana, que queda aislada por las marismas durante horas, se verá acosado por fantasmas que pondrán a prueba su excesiva sensibilidad, aunque dará con el secreto de la misteriosa mujer de negro.


Cuando me he referido en el título del post a que se trata de una novela ambiental, me refiero a que esta novela, creada básicamente a través de descripciones largas y minuciosas, tanto, que es prácticamente eso, un relato de ambientes: primero la casa del narrador y protagonista, luego el Londres neblinoso de su juventud, luego el pantanoso pueblo de su pavoroso destino, donde se encuentra la "mansión embrujada" y finalmente, el parque donde se da el desenlace.
El resto, es simple relleno, o esa es la sensación que da.
Cierto que estas descripciones son magistrales. De hecho, casi da la sensación de que estás allí, rodeada ya sea de la niebla amarilla e irrespirable de Londres o de la humeda bruma de las marismas, ahogándote en las arenas movedizas, escuchando los extraños ruidos de la mecedora en la habitación del niño... pero eso es todo.
La historia es demasiado sencilla. Casi parece un relato corto alargado en exceso, lo que hace que la lectura se haga algo pesada, ya que el protagonista y narrador adolece de un carácter, cómo decirlo, pusilánime, por decirlo suavemente.
Sin embargo, debo decir que, en general, pese a la sencillez y al narrador, aunque sea solo por la ambientación y el estilo, fiel copia de las historias góticas victorianas, me ha gustado y la recomiendo a todos los amantes de éstas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada