domingo, 15 de enero de 2012

"Primera memoria" de Ana María Matute, aquellos maravillosos y crueles años...

Decíamos ayer...
La Guerra Civil es un eco lejano en esta novela de iniciación que nos cuenta, una vez más, lo duro que es el paso de la niñez a la madurez.
Y más aún cuando tu padre te ha dejado tirada en una isla con tu insoportable abuela, tu primo es un tirano y el único amigo que puedes tener pertenece al "otro bando".

La verdad es que esta novela no es que sea precisamente la literatura más ligera y entretenida del mundo, ya que la acción es nula, más allá de las peleas entre las bandas de niños "bien" y "pueblerinos". Sin embargo, la prosa de la autora, preciosista y llena de detalles, te lleva a su terreno para envolverte en un mundo de ensueño, que te hace decir "Qué tiempos", aunque lo que cuenta es más bien horrible.
Porque, no nos engañemos, horrible es el ambiente, horribles los personajes, horrible es todo lo que sucede... horrible especialmente ese primo manipulador, cruel, egoísta... tanto que no se entiende ese final, esa última indulgencia hacia él, si es que lo es.

Desde luego, dan ganas de volver a leer "La reina de las nieves" de Andersen, tras tanta alusión a Kay y Gerda, sus protagonistas, y Peter Pan... metáforas de la infancia perdida. ¿Son reflexiones extrañas para una niña de 14 años o me lo parece a mí?

P.S. Por cierto, feliz año...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada