sábado, 22 de febrero de 2014

"Monte Frío" de Charles Frazer, la guerra era esto...

Decíamos ayer...
Esta novela, más conocida tal vez por su título original, "Cold Mountain", de la que se hizo una versión cinematográfica bastante fiel, nos cuenta la historia de Inman, un soldado confederado herido que, sabiendo que la guerra está perdida, decide desertar y regresar a su casa, en las montañas de Tennesee. Por otro lado, tenemos a Ada, una señorita fina y elegante que, al quedarse sola, debe aprender a valerse sola. Su vida ideal chocará con el pragmatismo de Ruby, que será la que le ayude a empezar a ver lo que hay realmente a su alrededor.

Alternando las historias de uno y otro, esta nueva versión de "La Odisea" ambientada en la guerra de secesión americana, nos muestra el viaje de Inman-Ulises, sus encuentros con diferentes personajes, las historias que le narran, los episodios que él cuenta, sus recuerdos... y por otra, a Ada-Penélope, que trata de sobrevivir mientras le espera.
Sinceramente, no es una novela en la que "pasan cosas". Casi todos los episodios a los que asistimos son, como he dicho, o recuerdos, o historias que alguien cuenta. Construida a base de flashbacks que se alternan con el presente, al menos para mí, el homenaje a Homero está claro.
Sin embargo, está bien escrita, lo cual es siempre de agradecer. Por no hablar de que nos muestra una parte de la historia que pocas veces se ve: la decepción del soldado, la vida de los que se quedan atrás cuando los hombres se van a la guerra. Como retrato de la época, no es ni complaciente ni agradable, está muy alejado de la imagen ideal que suelen vendernos. No se escatiman cruentas escenas de batalla o rapiña, como si el autor tratara de decirnos que aquella es la realidad, que así es el hombre, y que no deberíamos sorprendernos. 

Los personajes no son gente fácil. Ni Inman es un héroe sin fisuras, ni Ada es una dama simpática con la que se conecte al primer instante. Inman, como él mismo dice, parece estropeado, y carga con sus recuerdos como si fueran una losa, convencido de que la guerra le ha cambiado para siempre. Es violento, de un modo que a veces sorprende, y no parece sentirse a gusto con la gente. Y en este aspecto se parece a Ada, que parece tener un pequeño problema de antisocialidad, o más bien de prejuicios. Él vive en un mundo demasiado real y ella está a punto de despertar a él a manos de Ruby, tal vez la única persona "normal" en toda esta historia.

En definitiva, una buena novela, pero no de amor como dicen. Para mí, aquí el amor es algo secundario o no lo más importante. Me quedo con el retrato de la época, con la fascinación de un entorno y un paisaje que parecen muchas veces un personaje más. Una novela para leer despacio y con paciencia y que gustará a gente que no busque tópicos a mansalva y finales felices. A veces la redención es imposible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada