martes, 23 de julio de 2013

"El sentido de un final" de Julian Barnes, final sin sentido...


Decíamos ayer...
Hace como una semana que terminé este libro y todavía estoy rumiando si lo he comprendido o no.
Francamente, creo que el título de la novela es una broma del autor.
 
La novela nos narra los recuerdos (en ocasiones falsos), y en primera persona, del protagonista, empezando por su adolescencia y juventud, hasta la edad madura, y los sucesos que marcaron su vida. Sin embargo, su vida no deja de ser una vida anodina, plana, ¿sin sentido? Al parecer, lo más importante en ella sucedió años atrás, cuando conoció a Adrian, un joven brillante que reinó sobre su grupo de amigos y que, sin embargo, cuando parecía tener un gran futuro por delante, decidió suicidarse.
 
Sin querer entrar en detalles sobre la historia en sí, que tampoco da para mucho, pues se trata de una historia sencilla y breve y, sin embargo, alargada en exceso en monólogos sobre temas de lo más mundanos y absurdos (el protagonista es un hombre común y gris, sin nada especial, rodeado de gente común, algunos desagradables, o no tanto, porque el punto de vista del protagonista cambia de un momento a otro según le dé el aire o recuerde cosas de modo espontáneo), tengo la sensación de que este libro está sencillamente sobrevalorado. Ni las preguntas que te hace plantearte sobre los falsos recuerdos ni sobre la mitificación de ciertas personas del pasado justifican algo tan incompleto, al menos para mí.
De acuerdo en que está bien redactado, se lee con rapidez, sobre todo al ser breve, pero ya he dicho que la historia no daba más de sí. Por no hablar de que hay varias cosas sin explicar, o que yo no he entendido, porque quizás soy como el protagonista: "que nunca entiendo ni entenderé nada".
En todo caso yo lo recomiendo para gente que sea de talante más reflexivo que el mío.
Nota: si alguien lo lee y comprende el motivo del suicidio de Adrian, que me lo explique, por favor...
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada