domingo, 29 de julio de 2012

"Sangre fría" de Douglas Preston y Lincoln Child, Pendergast se desinfla

Decíamos ayer...
En la anterior entrega de la nueva trilogía del agente A.X.L. Pendergast, descubríamos que la muerte de su adorada esposa Helen en África no fue tal y como él siempre había creído, que su hermano había tenido algo que ver. Aquí, mientras huye por su vida, el pobre hombre descubre además que no la conocía en absoluto, y que quizá no está tan muerta como él pensaba...

He dudado durante días si hacer o no esta reseña, porque la verdad es que me cuesta decir algo positivo sobre este libro.
No es que sea malo, ni aburrido... es que sencillamente es una novela en la que apenas pasa nada. Vamos, que en el argumento se dice todo lo que ocurre y el final es completamente abierto a la espera de la tercera y última parte de la trilogía, donde, esperemos, los autores finiquiten de una vez por todas esta historia que ya no da más de sí (de hecho, no la daba desde el principio, al  menos para mí).
De hecho, introduce a D´Agosta, Constance y Corrie (coprotagonistas en otras entregas) sin que realmente tengan papel, a modo de relleno, e incluso un nuevo personaje que prometía y luego... en fin, no quiero desvelar nada más, pero creo que es un personaje desaprovechado.
Por otra parte, la historia es bastante floja y apenas avanza en todo el libro. Por no hablar de que toca un tema que yo creía que los autores jamás meterían por trillado, pero, en fin, que sí, tocan "El Tema", y para mí ha sido un poco como la gota que colma el vaso.

Y vale, que es un libro entretenido a pesar de la nula historia. El personaje conserva la fuerza y algún chispazo gracioso, pero me temo que es uno de sus libros más prescindibles.
Veremos si en la siguiente entrega los autores retoman el pulso y al menos cierran la historia con honores, porque realmente no tienen el listón demasiado alto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada